Skip To The Main Content

APICS Supply Chain Management Now

Spanish


Uso de cadena de bloques con pavos

ASCM CEO

Friday November 24, 2017


Ayer se celebró el Día de Acción de Gracias en los Estados Unidos, y para conmemorar esa fecha muchas familias en todo el país disfrutaron de una cena que casi con certeza incluyó el pavo. Me sorprendió saber recientemente que en 1621, cuando los peregrinos y los nativos americanos disfrutaron el primer Día de Acción de Gracias comieron de manera abundante carne de venado, aunque es posible que no hubiesen comido pavo.

Avancemos hasta 2017, cuando el gigante agrícola Cargill está sometiendo a prueba la cadena de bloques en sus pavos en esta temporada navideña. De acuerdo con el Wall Street Journal, Cargill tiene el propósito de permitir que algunos consumidores que compran la marca Honeysuckle White de la compañía rastreen los pavos desde la tienda hasta la granja que los crió.

La cadena de bloques “estructura los datos en una serie de registros que no se pueden modificar ni eliminar”, escribe Jacob Bunge para el periódico. “Los datos basados en la nube pueden compartirse a través de una red de computadoras y varios participantes pueden agregarlos de forma segura”.

Bunge informa que especialmente las compañías de alimentos están interesadas en la tecnología de cadena de bloques para contar con un seguimiento y rastreo más eficientes. Actualmente deben confiar en los registros guardados en varios sistemas de software, y en ocasiones en papel. La cadena de bloques podría permitir datos estandarizados e inmediatos entre proveedores de ingredientes, fabricantes de alimentos, distribuidores, minoristas y compañías de servicios de alimentos.

 “Esto es dar vida a la cadena de suministro digital”, expresó en el Wall Street Journal, Debra Bauler, directora de informática para el negocio de proteínas norteamericano de Cargill.

No solo las compañías de alimentos buscan la tecnología de cadena de bloques. Algunos expertos afirman que la cadena de bloques podría convertirse en un elemento fundamental para todas las cadenas de suministro. Téngase en cuenta el artículo “Cadena de bloques: Harnessing Data, Enabling the Future IoSC [Internet of Supply Chains]” (Aprovechar los datos, hacer posible el futuro IoSC [Internet de las Cadenas de Suministros]), publicado el mes pasado en el blog Thinking Supply Chain en la página web de APICS. Los autores Lars Magnusson, Thomas Gaal, y Ray Ernenwein sugieren que la cadena de bloques es la tecnología que permite el IoSC.

 “Dentro de una cadena de bloques, las transacciones se registran cronológicamente en un libro de contabilidad digital local. El libro de contabilidad no existe en un solo lugar. Por el contrario, el libro tiene copias que se actualizan simultáneamente en cada entidad que participa completamente en el ecosistema”, escriben Magnusson, Gaal y Ernenwein. “El conjunto más reciente de transacciones se conoce como un bloque y cada bloque se enlaza mediante apuntadores ‘hash’ con los bloques anteriores. La naturaleza distribuida e interconectada de los bloques es lo que permite que los datos formen una cadena que no se puede modificar”.

Sin embargo, esta nueva tecnología enfrenta nuevos retos. Magnusson, Gaal, y Ernenwein apuntan a la falta de plataformas de solución de la cadena de bloques. Aún más apremiante es la seguridad de los datos en este entorno empresarial verdaderamente conectado en red. No obstante, los expertos esperan que los beneficios superen los desafíos. La prueba de Cargill con sus pavos de marca Honeysuckle White podría ser la primera interacción de los consumidores con la cadena de bloques e ir mucho más lejos de los sueños más desbordantes de los peregrinos, pero la tecnología probablemente se propagará rápidamente entre las cadenas de suministro.