Skip To The Main Content

APICS Supply Chain Management Now

Spanish


La cadena de suministro responde ante el huracán Harvey

ASCM CEO

Friday September 1, 2017


Durante la semana pasada, las noticias meteorológicas de los Estados Unidos y las noticias de la cadena de suministro han girado en torno al huracán Harvey, una tormenta de categoría 4 que tocó tierra en el sureste de Texas el viernes por la noche. La tormenta azotó el área de Houston durante cinco días consecutivos y descargó más de 50 pulgadas de lluvia antes de dirigirse hacia el este a Luisiana el miércoles, informó The Wall Street Journal.

Como resultado de la tormenta, considerada la mayor tormenta tropical que han sufrido los Estados Unidos continentales, se estima que unas 30,000 personas se han visto forzadas a abandonar sus hogares debido a las inundaciones, y más de 725,000 personas recibieron una orden de evacuación obligatoria.

Además, las infraestructuras y las cadenas de suministro locales se vieron afectadas, lo que provocó un efecto dominó en todo el país. Muchas calles y carreteras se inundaron, y al menos un puente se ha derrumbado. Union Pacific, Kansas City Southern y BNSF Railway suspendieron sus servicios ferroviarios en las zonas afectadas, según The Loadstar. Del mismo modo, DHL Express suspendió sus operaciones de recogida y entrega durante la semana en la zona, y FedEx comunicó a los clientes que se prevén demoras en Texas y Luisiana. Los aeropuertos y puertos marítimos también cerraron, y dejaron pasajeros y cargas varados hasta que pase la tormenta.

Debido a que la región de la costa del Golfo de los Estados Unidos es un importante centro de petróleo y gas, en este momento, la nación se enfrenta a una escasez de combustible debido al paso del huracán Harvey. Más del 15 por ciento de la capacidad de las refinerías estadounidenses se vio interrumpida debido a la tormenta, y cesaron las actividades en las estaciones de carga y bombeo de combustible en Houston, Pasadena, y Cedar Bayou, Texas, informó The Wall Street Journal. De hecho, la refinería más grande del país, que se encuentra en Port Arthur, Texas, el martes limitó la producción al 40 por ciento debido a las inundaciones en la planta, y a cierres de puertos y oleoductos. Como resultado, GasBudddy.com vaticina que el precio medio de la gasolina en todo el país pronto alcanzará su nivel más elevado en dos años.

Además, en la región de la Costa del Golfo se encuentra una gran parte de la industria petroquímica estadounidense. De hecho, este artículo de The New York Times señala que casi la mitad de las exportaciones desde Houston incluye resinas, plásticos, productos químicos y minerales. Al interrumpirse las actividades en las fábricas, el aumento de los precios de las materias primas de los plásticos podría incrementar los precios de los juguetes, las bolsas de basura, y los tubos de PVC en todo el país.

Si bien todavía es demasiado pronto para cuantificar con precisión el daño causado, Accuweather estima que los costos de la tormenta podrían ascender hasta los $190 billones (incluidos los daños materiales y las pérdidas derivadas de interrupciones en las operaciones), por lo que el huracán Harvey sería uno de los desastres naturales más costosos en la historia de los Estados Unidos. Desde luego, a Texas le esperan meses e incluso años de reconstrucción.

Ayuda de todo el mundo

A pesar de los efectos devastadores de este desastre, los residentes, las comunidades y las empresas locales han demostrado su capacidad para recuperarse y han implementado planes de gestión del riesgo, y la comunidad global en general ha demostrado que está dispuesta a ayudar en caso de dificultades. Las noticias de los Estados Unidos y las internacionales están repletas de historias sobre vecinos que ayudan a vecinos, comunidades cercanas que dan la bienvenida a refugiados de la tormenta, y empresas que hacen todo lo posible para ayudar a las víctimas de la tormenta.

Por ejemplo, tanto Anheuser-Busch como MillerCoors están donando latas de agua a las víctimas de la tormenta a través de un distribuidor y una cervecería, respectivamente, en Texas, según informó NBC 5 Chicago. Del mismo modo, Mockler Beverage, un distribuidor de Anheuser-Busch en Baton Rouge, Luisiana, trabajará con la Cruz Roja Americana para distribuir agua en Luisiana.

Como venimos haciendo desde hace muchos años, en APICS nos asociaremos con American Logistics Aid Network (ALAN) para ofrecer ayuda en la cadena de suministro y la logística en las comunidades afectadas. ALAN fue fundada por un conjunto de profesionales y asociaciones gremiales tras el huracán Katrina, y hoy recibe ayuda de cientos de empresas de la cadena de suministro dispuestas a ayudar cuando ocurren desastres naturales. El portal web de la organización enumera las necesidades relacionadas con la cadena de suministro en las comunidades afectadas, y las empresas con recursos y habilidades pueden intervenir para abordar dichas necesidades. Las personas y las empresas también pueden hacer una donación para apoyar la causa a través de alanaid.org

ALAN también estará en APICS 2017, que se llevará a cabo del 15 al 17 de octubre en San Antonio. Asegúrese de pasar por el hall de expositores para conocer a los representantes de ALAN y obtener más información sobre cómo puede ayudar a la organización. Para registrarse para la conferencia anual de APICS, visite apics.org/apics2017