Skip To The Main Content

APICS Supply Chain Management Now

Spanish


Australia: frágil suministro y demanda de energía

ASCM CEO

Friday July 21, 2017


Australia es el segundo exportador más grande de gas natural licuado (GNL) del mundo. Sin embargo, a pesar del volumen de recursos naturales que posee, el país está experimentando una crisis energética que incluye apagones frecuentes y la falta de reservas nacionales. La semana pasada, The Wall Street Journal describió los desafíos del país en “Cómo Australia, un país rico en energía, exportó su rumbo hacia una crisis energética”.

El artículo informa que el año pasado Australia exportó el 62 por ciento de su producción de GNL total. “Sin embargo, los responsables de las políticas no aseguraron que pudiera quedar gas suficiente dentro del país”, escribe Rachel Pannett. “Como las exportaciones crecían debido a las nuevas instalaciones de GNL en el este de Australia, algunos gobiernos estatales dejaron que las antiguas plantas de carbón cerraran y aceleraron el paso hacia la energía renovable por cuestiones ambientales”.

El resultado fue que algunas regiones del país tuvieron que continuar dependiendo del gas para tener energía porque el viento y el sol son intermitentes. A su vez, el precio del gas ha aumentado, lo que afecta a los pequeños negocios y fabricantes. Según The Wall Street Journal, los precios del gas natural en Queensland, Australia, han pasado de estar por debajo de 1 dólar australiano (AU$) por gigajulio a fines de 2014, a superar los AU$10 por gigajulio a principios de este año, y ahora alcanzaron los AU$7 aproximadamente. 

Las consecuencias son devastadoras y trascendentales. Por ejemplo, debido al aumento de los costos de la energía, en la fundidora de aluminio más grande de Australia se redujo la producción y algunos empleados fueron despedidos. Los apagones destruyeron los embriones de una clínica de fertilización in vitro que no contaba con el respaldo de un generador. Y las provisiones de atún de los pescadores se pudrieron porque los congeladores no funcionaban.

El pasado mes de septiembre, 1.7 millones de hogares y negocios en el sur de Australia se quedaron sin electricidad debido a los tornados que dañaron el tendido eléctrico en Victoria. Los generadores del estado no pudieron funcionar con capacidad plena por los altos precios del gas y otros problemas. Por lo tanto, la energía no pudo ser completamente restaurada en la región durante 12 días.

El primer ministro, Malcolm Turnbull, culpó a los gobiernos laboristas anteriores en una declaración que envió por correo electrónico a The Wall Street Journal. También dijo que las licencias para exportar gas se emitieron sin tener en cuenta el mercado nacional.

El Departamento de Energía de EE. UU. espera que el país norteamericano se convierta en el tercer exportador más grande del mundo, detrás de Catar y Australia, para el año 2020. Algunos líderes están preocupados porque creen que pronto Estados Unidos afrontará los mismos desafíos que Australia. 

Otros, sin embargo, señalan las diferencias entre estos países. “A diferencia de Australia, que posee suministros de gas abundantes en el oeste pero no tiene ductos para llevarlos hacia el este tan falto de gas, Estados Unidos posee una red de ductos enorme, lo que facilita el movimiento de suministros durante los períodos de escasez”, escribe Pannett. “Este país también ha evitado satisfactoriamente los contratos de exportación a largo plazo que llevaron a las compañías australianas a darle prioridad a los compradores extranjeros”.

De todos modos, los expertos dicen que Australia simboliza una advertencia, especialmente porque la extracción y la exportación de GNL son relativamente nuevas y los mercados pueden cambiar alejándose de las expectativas. En el artículo, Michael Webber, vicedirector del Instituto de Energía de la Universidad de Texas en Austin, aclara: “No existe ningún país que haya dominado este aspecto. Cada de uno de nosotros está aprendiendo del otro”.

Lecciones valiosas

Antes de emitir las licencias para exportar gas y cerrar las plantas de electricidad a carbón, el gobierno federal y los gobiernos estatales de Australia pudieron haberse beneficiado de un análisis de riesgos, que el diccionario de APICS define como “una revisión de la incertidumbre asociada con la investigación, el desarrollo y la producción de un producto, servicio o proyecto”.

El análisis de riesgos es un componente vital en la estrategia de cadena de suministro de cualquier compañía, y es por esto que constituye un elemento clave en la estructura de conocimiento de APICS. APICS ofrece una variedad de recursos para ayudarles a aprender más sobre un análisis de riesgos y una gestión de riesgos efectivos. Por ejemplo, la revista de APICS presenta una serie de artículos de riesgo. Nuestro programa de Certificación de educación en gestión de riesgos prepara a los profesionales de la cadena de suministro para que participen en el desarrollo de estrategias de mitigación de riesgos globales en sus compañías. Además, las certificaciones de APICS no solo cubren el riesgo, sino que contemplan muchos otros temas importantes. Puede obtener más información sobre qué certificación se adapta mejor a sus necesidades en el sitio web apics.org/credentials-education/education-selector/individuals.